• Profesionales de los asuntos públicos reivindican su papel ante el nuevo escenario geopolítico y regulatorio en una jornada organizada en la Universidad de Navarra

Madrid, 11 de mayo 2022

“La búsqueda de equilibrio entre la tensión de lo que quieren las empresas y lo que la geopolítica nos impone es el mayor reto que tenemos”. Miguel Otero, analista senior de Política Económica Internacional de Elcano, expuso de esta manera una de las conclusiones del “I Foro Business & (Geo) Politics: asuntos públicos en la era del cambio” organizado en Madrid por la Facultad de Derecho de la Universidad de Navarra, en colaboración con la Asociación de Profesionales de las Relaciones Institucionales (APRI).

El foro se desarrolló en tres mesas redondas y congregó a más de medio centenar de profesionales de distintos ámbitos que destacaron que los asuntos públicos son una función esencial para todo tipo de organizaciones, ya que permiten entender mejor cómo impacta el entorno geopolítico y la regulación sobre el negocio y minimiza impacto en la cuenta de resultados.  Los ponentes destacaron además la importancia de buscar alianzas y consenso entre organizaciones públicas y privadas.

Emili Blasco, director del Global Affairs Center de la Universidad de Navarra, fue el encargado de abrir la jornada destacando que “durante décadas la inestabilidad había sido propia de los mercados emergentes, mientras que las economías desarrolladas gozaban de altos índices de predictibilidad en su comportamiento. Pero esto ya no es así, y los profesionales de los asuntos públicos o Chief Policy Officers adquieren especial relevancia ante los desafíos de la geopolítica y la estrategia empresarial”.

Miguel Otero, José María Roldán, expresidente de la Asociación Española de la Banca y Pablo Hispan, portavoz del PP en la comisión de Exteriores del Congreso, analizaron los riesgos y oportunidades en la nueva política y geopolítica internacional. En este ámbito, Roldan remarcó que la desglobalización “es especialmente delicada y las empresas deben saber adaptarse a las tendencias de cambio.”  

“Las alianzas nos ayudan a trabajar. Somos los responsables de buscar consensos”, intervino después Jasón Besga, jefe del departamento de Relaciones Institucionales e Internacionales del Grupo Red Eléctrica.  Junto con Juan Jesús García, Head of Industry Affairs, EMEA Amadeus IT Group y Natalia Moreno, directora de Relaciones Institucionales Globales de Telefónica, Besga debatió el papel de los asuntos públicos. En palabras de Natalia Moreno: “Ni el sector público ni el sector privado por si solos son capaces de responder a todos los retos que tenemos”.

Por último, David Simón, director de Asuntos Públicos de Ryanair; Carmen Peña, consejera del Consejo Rector de Cofares y ex presidenta de la Federación Internacional Farmacéutica (FIP); y Juan Maggio, director jurídico y secretario del Consejo Leroy Merlin España centraron sus intervenciones sobre a estrategia empresarial en la agenda política y regulatoria en la mesa moderada por Luisa Alli, presidenta ejecutiva de Kreab.

María Rosa Rotondo, presidenta de la Asociación de Profesionales de las Relaciones Institucionales (APRI) cerró la jornada destacando el valor esencial de los profesionales: “La normalización y profesionalización del sector es algo que nunca hemos dejado de representar, somos importantes actores transformadores de la realidad y formamos parte del proceso democrático, nuestra actividad tiene que servir para hacer mejores leyes y mejorar las políticas públicas ante cualquier escenario”.

Irene Tato, Consultora de Comunicación y Asuntos Públicos en el sector SocioSanitario y Coordinadora de APRI Salud

El pasado 6 de mayo tuvo lugar en la sede del Grupo Thuban en Madrid el encuentro de socios del Grupo de APRI Salud con Borja Cabezón, Embajador en Misión Especial (EME[1]*) para la Crisis Internacional de la COVID-19 y la Salud Global, en su cargo desde mediados de marzo 2022. La sesión transcurrió en un ambiente muy cordial donde el embajador Cabezón, se destacó la importancia de un acercamiento entre los actores vinculados a la Salud Global para mejorar su mutua comprensión así como encontrar posibles vías cooperación; la administración pública, la industria privada con responsabilidades en la investigación y desarrollo de tecnología y medicamentos, y las organizaciones sanitarias del tercer sector enfocadas a la evaluación de necesidades e implementación de programas de intervención en prevención y asistencia sanitaria.

El Sr. Cabezón, recién llegado de tomar contacto con las tres capitales de la Salud Global (Ginebra, Washington y Nueva York),  expuso las tres líneas principales que él propuso dada su propia iniciativa y experiencia como asesor de altos cargos públicos, no en vano fue  director general de Asuntos Nacionales en el Gabinete de la Presidencia del Gobierno y Secretario de Política Internacional del PSOE Madrid.

  1. A través de Diplomacia Científica se perseguirá mejorar la desinformación que es la causa de los bajos índices de vacunación frente a Covid19 en aquellos países donde España es un importante y destacado donante de vacunas. Por otra parte, hay que preparar la intervención de España en la próxima Asamblea de la OMS- con especial foco en la protección del personal sanitario, un colectivo del que se estima la pandemia se ha llevado 115.000 vidas en los países que han reportado.
  2. Es preciso también coordinar las contribuciones que se mantienen con los países en vías de desarrollo por acuerdo con la alianza COVAX, también hay que asistir a las reuniones del Plan de Acción Global COVID-19, convocado por el Secretario de Estado de EE.UU. Blinken para movilizar recursos y poner fin a la pandemia a finales de este año 2022.
  3. Finalmente, el Sr. Cabezón compartió su propuesta de disponer en España de una Estrategia Nacional de Salud Global que recoja el papel de nuestro país como conector de intereses en este campo, al igual que ya tienen otros países como Canadá, Alemania o Reino Unido. En este apartado se manifestó que sería oportuno poder contar con la colaboración o reflexiones de cuantos socios de APRI deseen participar en la preparación de algunas sugerencias o propuestas formales, bajo la coordinación del Grupo Apri-Salud. Los trabajos preliminares ya se han iniciado bajo la dirección IsGlobal (Instituto de Salud Global de Barcelona)

[1] (*) La figura de un EME, es la de un diplomático o personalidad relevante al que el Ministerio de Exteriores le encarga una misión especial sin necesidad de estar acreditado ante otros Estados u organismos internacionales. Existen otros EME trabajando en asuntos trascendentales para el Gobierno, como pueden ser, entre otros; las Misiones y Operaciones de Paz y Seguridad, la diversidad Intercultural, la Ciberseguridad, Estrategia para América Central, la Igualdad de Género, la Seguridad Marítima, el Plan África, la Cumbre de la Organización del Tratado del Atlántico Norte, Foros e Iniciativas Globales o la Lucha contra la Trata de Seres Humanos.

Carlos Parry Lafont, Government Affairs Head y Director Fundación Astrazeneca

Para todo hay que tener un plan, el éxito no llega porque sí. Llega porque existe un camino definido, una hoja de ruta a seguir.

Hace pocos días, se ha estrenado en los cines la película que explica el éxito de la carrera de las Williams, Serena y Venus. No llegaron donde llegaron solo por su talento, llegaron porque su controvertido padre siempre tuvo un plan y logró que sus hijas tuvieran éxito aplicando las estrategias y los valores sobre los que se asentaba. Un plan basado en el sacrificio y la disciplina, pero también en el cuidado de la felicidad de sus hijas. Dicho plan, sin duda, triunfó.

No solo ellas lo tienen, Fernando Alonso también suele ser noticia por su plan, que le hace seguir siendo uno de los pilotos más competitivos de la Fórmula 1 a sus 40 años. O el que seguramente será uno de los mejores deportistas españoles de la historia, Rafa Nadal, ha tenido una trayectoria diseñada desde pequeño por su tío y entrenador Toni Nadal. Una trayectoria basada en el sacrificio y la dura disciplina que hace sacar lo mejor del deportista en los momentos más complicados, demostrando esa resiliencia y capacidad de sufrimiento tan característica de él.

Estos son ejemplos claros de la necesidad de tener un estrategia para tener éxito y quiero aprovechar estos ejemplos para hablar de la necesidad de tener un plan en Public Affairs. Anteriormente, he escrito sobre la importancia de la estrategia, de la metodología, de los principios o incluso de los valores a seguir para poder ejercer nuestro trabajo como profesionales de las relaciones institucionales con profesionalidad y garantía de éxito. Sin embargo, al final todo esto debe estar incluido en una hoja de ruta. El éxito sin planificación no existe, las casualidades no suelen llevar al éxito: pueden darnos a veces alguna satisfacción puntual, pero nunca el éxito global.

Tener un plan estratégico, que siga una metodología, basado en valores y en principios es el camino del éxito para todo en la vida, también para nuestro trabajo como lobistas.

Es difícil poder influir en algo solo tirando de contactos o de ocurrencias si no hay diseño de un propósito claro.

Los miembros de APRi tenemos un plan con propósito claro: profesionalizar nuestro trabajo, demostrar nuestra capacidad de influir en positivo para transformar y mejorar la sociedad en la que vivimos, así como erradicar las malas praxis y el intrusismo en nuestra profesión. Por ello, abogamos por una regulación de nuestra profesión que establezca unas reglas de juego y fomenten la transparencia y certidumbre.

¿Y tú? ¿Tienes un plan?

  • María Rosa Rotondo (APRI): “El lobby como profesión es esencial para la lucha por la igualdad de género en todos los sectores”
  • GSIC, MujeresTech, Mujeres en Farma y el director del curso de Mujer y Liderazgo de la Cámara de Comercio de Madrid ofrecieron una perspectiva multisectorial sobre el crecimiento y el camino a seguir para el talento y liderazgo femenino
  • El Foro Lobby y Mujer pretende dar visibilidad al talento y liderazgo femenino en el mundo de las organizaciones y se consolida para visibilizar las verticales femeninas del lobby y los asuntos públicos

Madrid, 04 de abril de 2022

Profesionalizar el lobby forma parte del camino a seguir para el progreso en la igualdad de género en el ámbito empresarial y profesional, según la quinta edición del Foro Lobby y Mujer, celebrada este jueves 31 de Marzo en Madrid organizada por la Asociación de Profesionales de Relaciones Institucionales (APRI) y el abogado y experto en liderazgo femenino, Martín Hernández-Palacios.

El Foro Lobby y Mujer en su quinta edición abordó el papel de la mujer en el mundo de las empresas y las asociaciones, así como, la creciente relevancia del liderazgo femenino en el seno de las organizaciones. En el acto moderado por la Directora General de APRI, Irene Matías, se resaltó la importancia de ordenar y profesionalizar la acción de lobby en todo tipo de organizaciones, especialmente en el de las mujeres.

La apertura corrió a cargo de la Presidenta de APRI, María Rosa Rotondo, quien destacó que “APRI ha consolidado mediante este foro el espacio para visibilizar las verticales femeninas del lobby y los asuntos públicos.”

Para ello, Iris Córdoba, Directora General de Global Sports Innovation Center (GSIC), destacó los avances que han acometido desde el comienzo de su actividad en 2015, pese a que la representación femenina en el sector continúa siendo insuficiente desde GSIC se han desarrollado distintas iniciativas para sacar a la luz el protagonismo de la mujer en el mundo del deporte, como por ejemplo “obligando a poner cupos en el deporte”.

¿Qué es el Lobby para las organizaciones de mujeres?

Para Elena Álvarez, Fundadora y Directora Mujeres en Farma, asociación de mujeres en el sector farmacéutico “El lobby es influir sobre el poder de decisión, en nuestro caso, que se visibilicen las mujeres en un sector tan clave como el farmacéutico”

Martín Hernández-Palacios, Director del curso de Mujer y Liderazgo de la Cámara de Comercio de Madrid, habló como jurista al declarar que “El lobby es una labor fundamental y digna, APRI realiza una labor crucial al trabajar para que el lobby deje de verse como un soborno indirecto”.

Por otro lado, Cristina Aranda cofundadora de MujeresTech y fundadora de BigOnion definió el lobby como “tejer una red para que se lleven a cabo acciones, y esto puede ayudar para que las cosas cambien a mejor”. Comparó además el lobby con lo que hacen en MujeresTech, que es “facilitar que el talento femenino salga adelante tejiendo redes y desarrollando contactos”.

¿Qué es una mujer influyente?

Cristina Aranda apostó por definir a la mujer influyente como “una persona que empuja para que se hagan cosas, aunque esa persona no conozca o sepa a quién está ayudando” y subrayó “que hay que liderar desde la ejemplaridad, la inspiración y la influencia”.

Elena Álvarez señaló dos grandes objetivos de Mujeres en Farma: dar visibilidad a un sector que presenta una gran oportunidad para la mujer y empoderar el talento femenino.

Martín Hernández-Palacios recalcó que “es fundamental hablar de ejemplaridad en las personas que influyen y tienen éxito, para que se lidere desde el ejemplo y con humildad”.

Al clausurar el foro, María Rosa Rotondo habló sobre el dato aterrador de la World Economic Forum (WEF) que afirma que se tardará 135 años en alcanzar una situación de igualdad de género. Para reducir esa brecha, subrayó la necesidad de desarrollar acciones conjuntas entre organizaciones de mujeres ante el sector público “una acción conjunta de lobby para dar visibilidad a las mujeres en todos los sectores.”

Martín Hernández-Palacios, (Director del curso de Mujer y Liderazgo de la Cámara de Comercio de Madrid), Cristina Aranda (cofundadora de MujeresTech y fundadora de BigOnion), Elena Álvarez (Fundadora y Directora Mujeres en Farma), Irene Matías (Directora General de APRI) y María Rosa Rotondo (presidenta de APRI).

Sobre APRI

Fundada en el año 2007 por profesionales de las relaciones institucionales y asuntos públicos en España, APRI nació para cubrir un vacío en la representación y asociacionismo de esta profesión. Su objetivo es hacer de las relaciones instituciones y lobby una profesión de reconocido prestigio y valor para toda la sociedad y, en especial, para los responsables de todo tipo de organización, como compañías, ONG o asociaciones empresariales. Una profesión que sirva como nexo más eficaz entre los legítimos intereses de la sociedad civil y las decisiones de interés general que toman los responsables políticos y los restantes poderes públicos de la Administración Central y de sus Comunidades Autónomas y Ayuntamientos.

APRI cuenta con cerca de 200 profesionales y 19 organizaciones que abogan por la normalización de la actividad a través de la creación de un registro de grupos de interés, similar al Registro de Transparencia que ya existe ante el Parlamento y la Comisión Europea. APRI es, además, fundador y miembro de la Plataforma Europea de Asuntos Públicos (Public Affairs Community of Europe- PACE-) creada en el 2018 como plataforma de todas las organizaciones nacionales de profesionales de asuntos públicos europeos.

El informe publicado este martes por el Grupo de Estados contra la Corrupción del Consejo de Europa (Greco) afirma que el país no ha cumplido totalmente con ninguna de las 19 recomendaciones que la institución sugirió al Gobierno en junio de 2019.  Tampoco se considera cumplido, siquiera parcialmente, la recomendación para un mejor control de los grupos de interés. El Greco proponía que España adoptara normas “sobre la manera en que el personal con altas funciones ejecutivas entabla contactos con los grupos de interés y otros terceros que buscan influir en el trabajo legislativo o de otro tipo del Gobierno”, así como que hiciera pública “información suficiente sobre la finalidad de estos contactos”, incluyendo la identidad de quienes mantenían las reuniones y los temas tratados. El informe indica que la explicación de España sobre la puesta en marcha un registro de grupos de interés solo refleja “trabajos preparatorios” y anota la recomendación como no cumplida. “Se puede hacer más”, dice.

Durante la Asamblea General de Socios, a la que han acudido cerca de un centenar de socios, se ha presentado el primer directorio de profesionales de las relaciones institucionales, asuntos públicos y lobistas en España. Se trata de una guía de referencia que agrupa a personas físicas y jurídicas que forman parte de APRI, que cumplen con los estándares de transparencia, integridad, ética y profesionalización que la Asociación lleva propugnando y defendiendo los últimos 15 años. Un Directorio que recoge a más de 180 profesionales y 19 organizaciones organizadas por sectores y áreas de actividad y que se actualizará con carácter anual.

Para formar parte del directorio hace falta ser un profesional de las relaciones institucionales y asuntos públicos asociado a APRI, es decir, haber solicitado admisión en la Asociación y cumplir y firmar el código de autorregulación del sector basado en nueve principios: de identificación, veracidad de la información, transparencia, neutralidad, incorruptibilidad, incompatibilidad y desconexión, vinculación normativa y confidencialidad.

Ante la falta de regulación institucional en materia de grupos de interés, el directorio debe ayudar a identificar a los profesionales de los asuntos públicos que cumplen con unos estándares profesionales. Asimismo, nos permite generar estadísticas sectoriales, inexistentes hasta la fecha, para dimensionar el crecimiento y la relevancia de la profesión. Con esta iniciativa, avanzamos en la normalización del sector, lo cual debería ayudar a la creación de una regulación en el futuro.

  • Durante la celebración de la XIV Asamblea General de la Asociación de Profesionales de las Relaciones Institucionales se ha presentado el primer Directorio de profesionales de las relaciones institucionales y los asuntos públicos en España.
  • El Directorio agrupa a todas aquellas personas físicas y jurídicas que forman parte de APRI y que cumplen con los estándares de transparencia, integridad, ética y profesionalización que la Asociación propugna y defiende.

Madrid, 21 de marzo de 2022

La Asociación de Profesionales de Relaciones Institucionales (APRI), ha celebrado su XIV Asamblea General de Socios en la sede de la Fundación ONCE. Durante el acto, al que han acudido cerca de un centenar de socios, se ha presentado el primer directorio de profesionales de las relaciones institucionales, asuntos públicos y lobistas en España. Se trata de una guía de referencia que agrupa a personas físicas y jurídicas que forman parte de APRI, que cumplen con los estándares de transparencia, integridad, ética y profesionalización que la Asociación lleva propugnando y defendiendo los últimos 15 años. Un Directorio que recoge a más de 180 profesionales y 19 organizaciones organizado por sectores y áreas de actividad y que se actualizará con carácter anual.

La Asamblea General de APRI, auspiciada por el Director de Relaciones Institucionales y Sostenibilidad del Grupo Social ONCE, Fernando Riaño, y conducida por la Presidenta de APRI, María Rosa Rotondo; el Secretario, Esteban Egea; y la Directora General de APRI, Irene Matías, ha repasado la actividad de la asociación profesional durante el 2021, año en el que se han incorporado más de 70 nuevos socios que han firmado el nuevo código de conducta de la Asociación. Además, se ha presentado el estudio del Foro Empresarial sobre “La visión de los poderes públicos sobre las Relaciones Institucionales”, junto a Deusto Business School, y se han creado nuevos grupos de trabajo como el de APRI Sostenibilidad.

De igual manera, durante la Asamblea se trataron otras cuestiones como la evolución del sector y los esperados cambios normativos de la profesión, gracias al impulso de la propuesta de reforma del reglamento del Congreso para regular los grupos de interés o el anteproyecto de ley de regulación de la transparencia de los “lobbies” del Ministerio de Hacienda y Función Pública.

En palabras de la presidenta de APRI, María Rosa Rotondo, “el crecimiento de la Asociación demuestra que la profesión se está consolidando en España. Cada vez son más los profesionales que defienden un modelo profesional basado en la ética, la transparencia y las buenas prácticas”.

La Asamblea se ha celebrado en la sede del Grupo Social ONCE y han participado cerca de 80 profesionales y organizaciones que forman parte de APRI como AstraZeneca, BCW, Deva, Edenred, Evercom, FTI Consulting, Grupo Social ONCE, 19N Strategies, Harmon, Hill+Knowlton Strategies, ING, LEVIN Institutional Health Affairs, OmnicomPRGroup, PKF Attest, Political Intelligence, PUBLIC, Weber Shandwick, Reti y Roman.

Sobre APRI

Fundada en el año 2007 por profesionales de las relaciones institucionales y asuntos públicos en España, APRI nació para cubrir un vacío en la representación y asociacionismo de esta profesión. Su objetivo es hacer de las relaciones instituciones y lobby una profesión de reconocido prestigio y valor para toda la sociedad y, en especial, para los responsables de todo tipo de organización, como compañías, ONG o asociaciones empresariales. Una profesión que sirva como nexo más eficaz entre los legítimos intereses de la sociedad civil y las decisiones de interés general que toman los responsables políticos y los restantes poderes públicos de la Administración Central y de sus Comunidades Autónomas y Ayuntamientos.

APRI cuenta con cerca de 200 profesionales y 19 organizaciones que abogan por la normalización de la actividad a través de la creación de un registro de grupos de interés, similar al Registro de Transparencia que ya existe ante el Parlamento y la Comisión Europea. APRI es, además, fundador y miembro de la Plataforma Europea de Asuntos Públicos (Public Affairs Community of Europe- PACE-) creada en el 2018 como plataforma de todas las organizaciones nacionales de profesionales de asuntos públicos europeos.

Pedro Claver, Responsable de Asuntos Públicos Consejo General de Colegios Farmacéuticos

Carlos Parry, Head of Government Affairs en AstraZeneca

El pasado enero el Gobierno aprobaba su Plan Anual Normativo para este 2022[i], y en él se incluía una buena noticia para los profesionales de las relaciones institucionales: la Ley de transparencia e integridad en las actividades de los grupos de interés.

Esta inclusión en el plan normativo abre la esperanza para que este año vea la luz la nueva norma; al tiempo que demuestra el interés del Gobierno por dotar de una mayor transparencia el trabajo que realizamos quienes nos dedicamos a defender los intereses legítimos de las organizaciones que representamos.

Según el texto incluido en el propio Plan Normativo del Gobierno, se pretende: Regular las relaciones de los grupos de interés con los responsables públicos. Definir “grupo de interés” y derechos y obligaciones de sus miembros; establecer la publicidad de las agendas de los altos cargos; crear un registro público y obligatorio de grupos de interés; establecer un régimen sancionador para altos cargos, empleados públicos y “lobistas”.

Hay más buenas noticias dentro Plan. Es el caso de la inclusión de una propuesta de Ley de institucionalización de la evaluación de políticas públicas en la Administración General del Estado. Una positiva iniciativa porque en España no hay costumbre de medir el impacto de las leyes que se aprueban; de la misma forma que se modifican las ya existentes sin tan siquiera saber que ha funcionado o no de la norma anterior.

Por lo tanto, ya tenemos dos buenas noticias para este año y debemos celebrarlo. Si se cumplen las previsiones, podremos tener un marco bajo el que trabajar; y el Gobierno se dotará de un instrumento para evaluar el impacto de sus normas. Pero aún nos queda un campo abierto por mejorar en España. Esa asignatura pendiente es la mejora de la transparencia y la participación en la creación y elaboración de nuevas de leyes.

Es necesario establecer cauces de comunicación y participación con el Gobierno. No solo se trata de hacer transparentes los intereses de los lobistas y hacer públicas las reuniones con los cargos del sector público. Hay que ir más allá. El desafío pasa por contar con canales de comunicación abiertos que nos permitan un mayor acceso y una mayor información.

No puede ser que, conforme a la actual Ley 50/97 del Gobierno, los periodos de consulta pública -cuando no se conoce ni el borrador de la norma- puedan suprimirse por razones de interés público o urgencia; o que los periodos de audiencia pública -cuando ya se conoce una primera propuesta de texto articulado- pueda reducirse a 7 días, incluidos el fin de semana, como ha pasado recientemente con el Anteproyecto de ley de modificación de la de la Ciencia, la Tecnología y la Innovaciónii. Si mejoramos los mecanismos de comunicación y participación de los grupos de interés e, incluso, de los ciudadanos en la elaboración de las leyes, estaremos también mejorando la participación democrática y dotando de una mayor solidez y calidad a las propuestas del Gobierno.

No hay que inventar mucho, en Bruselas funciona así. Existe una regulación para la actividad del Lobby, pero también existen procesos regulados de participación en la elaboración de las leyes con absoluta transparencia. Es bastante anacrónico querer seguir legislando sin evaluar y escuchar a todas las partes. Más allá de los partidos políticos, es preciso facilitar el debate y el intercambio de ideas serio y riguroso con la sociedad civil, incluidas las empresas, las asociaciones y el conjunto de los ciudadanos.

Aboguemos por unas normas de transparencia y de mejora de la participación para todos. Una meta que nos ayudará a potenciar la colaboración público-privada, a alinear objetivos y a sumar esfuerzos. Si partimos de que a mayor participación, mayor compromiso; el resultado será hacer de España un país con mejor futuro para todos.


[i] Plan Anual Normativo 2022 https://www.lamoncloa.gob.es/consejodeministros/resumenes/Documents/2022/PAN%20202.pdf

ii Tramite de audiencia pública Ley de la Ciencia, la Tecnología y la Innovación

https://www.ciencia.gob.es/Convocatorias/Participacion-Publica/Audiencia-e-informacion-publica/Audiencia-e-informacion-publica-sobre-el-anteproyecto-de-ley-de-modificacion-de-la-Ley-14-2011-de-1-de-junio-de-la-Ciencia-la-Tecnologia-y-la-Innovacion.html

Javier Herrero, Director de Asuntos Públicos y Relaciones Corporativas en Evercom

Carlos Parry, Head of Government Affairs en AstraZeneca

Cada vez son más las consultoras de comunicación que se han abierto camino en el campo de los asuntos públicos, creando equipos específicos dedicados al lobby. Esta transformación no es una moda pasajera, está definiendo el presente y futuro de esta profesión: no se puede entender el lobby sin la comunicación.

Un profesional de la comunicación, a la hora de plantear cualquier plan, se hará una serie de preguntas, sobre el qué, el cómo, quién, cuándo o por qué. Pues bien, un profesional del lobby se hará las mismas preguntas cuando diseñe su estrategia de asuntos públicos y la única diferencia entre ambos profesionales será el público al que se dirigen. De este razonamiento radica la imperativa necesidad de mejorar la coordinación entre ambas disciplinas.

El profesional de la comunicación tiene bien definidas sus metodologías de trabajo, a pesar de los cambios que los nuevos canales de comunicación han supuesto para ellos; en cambio, el profesional del lobby está todavía en una fase de profesionalización importante.

En este viaje que estamos haciendo los que nos dedicamos a las relaciones institucionales, uno de los primeros objetivos que tenemos para dar valor a nuestro trabajo es, precisamente, incluir una metodología de trabajo consistente, para diferenciarnos de aquel lobista que no tiene más que una buena agenda de contactos.

La importancia de trabajar ambas disciplinas deriva de la importancia de saber comunicar bien a la hora de hacer lobby. El profesional de Public Affairs es un experto en el sector público, sabe analizar bien el contexto y elaborar estrategias de éxito para influir ante sus interlocutores públicos, pero tiene la necesidad de trabajar junto con el equipo de comunicación para tener éxito e impacto real.

Un buen profesional de Public Affairs debe tener la capacidad de elaborar buenos mensajes para influir, pero si estos están alejados de la estrategia de comunicación de la organización que representa resultarán poco creíbles y abocarán su estrategia de influencia al fracaso.

La participación de las empresas y organizaciones en la elaboración de las políticas públicas, además de ser un derecho, es una necesidad para que los legisladores puedan tomar las mejores decisiones sobre temáticas complicadas y desconocidas para ellos, en muchos casos. Acompañar esta relación entre el sector público y el sector privado con una estrategia coherente de comunicación permitirá explicar con transparencia, tanto a los interlocutores como a la sociedad en general, los objetivos legítimos que hay detrás de cualquier acción en el ámbito de las relaciones institucionales.

Por eso, igual que observamos la transformación de las clásicas consultoras de comunicación entrando en el mercado de los asuntos públicos, internamente en las empresas también estamos viendo cambios dirigidos a mejorar las estrategias corporativas y coordinar las estrategias de comunicación y lobby de forma integral.

Sin comunicación no hay lobby.