Según worldometers.info todos los días se escriben 1.903.210 entradas de blog.

En el momento en el que APRI se planteó la idea de crear un blog, más que buscar el formato, la plataforma más idónea o el nombre que tenía que tener, la pregunta inmediata fue: ¿para qué queremos un blog? De hecho, de entre una multitud de blogs dedicados a temas muy variados, incluso sobre el universo de los public affairs, el objetivo de crear el blog de APRI no podía ser el de estar por estar. O el de tener un blog porque todo el mundo hoy en día tiene un blog. La idea era más la de crear un lugar donde dar nuestra contribución al debate público expresando nuestra opinión, dejando una pequeña huella en la red a través de una especie de diario.

Cuando me preguntan qué es APRI, más allá de describirla como la asociación que representa al colectivo de lobistas en España, siempre contesto que lo que es o que quiere ser es “un punto de referencia para aquellos que ejercen o quieran ejercer la profesión del lobista”. Igual que APRI, este blog quiere ser un diario en línea que sirva como punto de referencia para reflexionar sobre la actualidad política, social, empresarial y económica española. Este primer post, como técnicamente se le llama al artículo de un blog, lo queremos dedicar a nuestros asociados y a la gran labor que hemos desarrollado juntos desde el año 2007 para sacar esta profesión del gran desconocimiento que la opinión pública tiene sobre el sector.

Hemos luchado y seguimos luchando para que la actividad del lobby en España se normalice, esté regulada y tenga finalmente un reconocimiento público. Lo hemos hecho y lo seguimos haciendo a través de todas las herramientas que tenemos a nuestra disposición. Y bajo ese punto de vista creemos que internet y sus numerosas aplicaciones no pueden ser otra cosa que un arma muy potente para marcar nuestra presencia en este camino que muy pronto, espero, nos deje pasar a la siguiente fase del lobby español a través de su regulación en el Congreso.

Queda mucho por hacer, incluso en países donde la representación de intereses lleva décadas siendo regulada. Pero queremos marcar ese camino, construyendo una casa donde todos los profesionales de las relaciones institucionales puedan coexistir sin sentirse huérfanos. Esa casa, desde 2007, se llama APRI. Y a partir de hoy, tiene un lugar en la web donde expresar sus opiniones.

María Rosa Rotondo

Presidenta de APRI

y Socia Directora de Political Intelligence

@mrrotondo

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail