Por María Rosa Rotondo.

Los españoles llevamos muchos años esperando que los políticos den un verdadero paso adelante en la agenda nacional de la transparencia e integridad públicas. Desde que en 2013 se aprobara la Ley de Transparencia, Acceso a la Información Pública y Buen Gobierno, no se han producido avances significativos.

Ley de transparencia, acceso a la información pública y buen gobierno.

Podemos atribuir parte de las causas al devenir político, con varias convocatorias electorales, tensiones territoriales, y hasta la primera moción de censura que ha prosperado en democracia. Pero lo cierto es que, por unas causas u otras, las incitativas languidecen y decaen, sin que haya un claro liderazgo para su impulso como ha pasado en las últimas tres legislaturas. Mientras tanto, el Consejo de Europa sigue dando llamadas que encuentran un eco inmediato en las instituciones pero sin una trayectoria real.

Desde APRI, estamos apoyando los trabajos de los grupos y tramitando nuestras propuestas de mejora o rectificación en base a las propuestas que hemos hecho públicas. Urgimos por lo tanto, a los grupos parlamentarios a no perder de nuevo el tren de esta legislatura y aprobar medidas reales efectivas que contribuyan a la transparencia en nuestras las instituciones. La sociedad y nuestro sector lo necesitan. Nosotros estamos preparados.

Publicación original: diario ABC

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail