El grupo de APRI Salud se reunió para reflexionar sobre la participación de los distintos actores del Espacio Europeo de Datos de Salud; ¿Quién coordinará la gestión de casos de usos del EEDS?, ¿Quién financiará los organismos de acceso a datos?, ¿Cómo cooperarán los proveedores tecnológicos de salud con otros titulares de datos de salud, públicos o privados?¿Qué gobernanza habrá entre los organismos?

El primer Espacio de Datos que se impulsa en la UE es el Sanitario. El reto es inmenso y España sale en primeras posiciones con muchos deberes ya hechos. Una docena de socios/as de APRI tuvieron la oportunidad de conocer mejor los beneficios y oportunidades del Espacio Europeo de Datos de Salud (EEDS) de la mano de dos expertos como Ana Miquel y Jose Miguel Cacho quienes ofrecieron su punto de vista sobre los puntos claves de esta regulación pionera.

Empezaron explicando los conceptos clave;

  • Organismos de Acceso a los Datos de Salud: son las entidades designadas por los Estados miembros para regular y gestionar el acceso a los datos de salud electrónicos para su uso secundario.
  • Titulares de los Datos de Salud: son las entidades que poseen y custodian los datos de salud electrónicos.
  • Usuarios de los Datos de Salud: son las entidades o individuos que acceden y utilizan los datos de salud electrónicos para fines secundarios.
  • Ciudadanos y Pacientes: Son los individuos cuyos datos de salud electrónicos se utilizan para fines secundarios.

A continuación, quedó claro que España lleva ventaja en cuanto al uso primario de los datos en asistencia sanitaria, desde hace años se están digitalizando los sistemas para que se pueda compartir historia clínica electrónica con cualquier profesional sanitario, así como usar la receta electrónica en farmacias de cualquier CCAA. Queda pulir mecanismos de interoperabilidad y seguir mejorando los requisitos de calidad de los datos.

El reglamento propone un Modelo de Gobernanza con un organismo de acceso a los datos de salud en cada país miembro que podrán contar con los apoyos de organismos de confianza o “trusted bodies”, designados por los estados para desempeñar funciones como la emisión de permisos, supervisión de acceso, establecimiento de medidas de protección, etc. Los pacientes daremos nuestro consentimiento para el uso de los datos si somos capaces de hacer llegar a la gente los beneficios de compartir nuestros datos de salud para el uso secundario de los datos, así como del beneficio de disponer de nuestra historia clínica digital en la plataforma de servicios para uso primarios llamada Mi Salud @UE (versión española).

Algunos de los usos secundarios que contempla el reglamento aprobado el mes pasado son los siguientes:

  • Investigación Científica: con el fin de mejorar la atención médica, desarrollar nuevos tratamientos y avanzar en el conocimiento médico.
  • Mejora de la Calidad Asistencial: para evaluar y mejorar la calidad de la atención médica, identificar tendencias en la salud de la población y optimizar los servicios de salud.
  • Planificación Sanitaria: para la planificación y gestión de servicios de salud, la asignación de recursos y la toma de decisiones estratégicas en el ámbito sanitario.
  • Desarrollo de Políticas de Salud: basadas en evidencia, la evaluación de programas de salud y la implementación de medidas preventivas

Los usuarios que quieran solicitar acceso al Catálogo de datos tendrán que cumplir unos requisitos, pagar unas tasas y comprometerse con unos principios de transparencia y uso ético, aunque obviamente habrá mecanismos de control, de ciberseguridad y en todo momento se cumplirá la Ley de protección de Datos personales en cuanto al derecho de oposición y rectificación.

La Comunidad de Madrid ya está lista como muchas otras CCAA para presentarse a la Convocatoria del Ministerio de Transformación Digital que a través de la Secretaría de Estado de Digitalización e Inteligencia Artificial va a destinar algunos fondos del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia para proyectos multicéntricos y empezar a validar y desarrollar organismos de acceso a datos sanitarios para su uso secundario.

Finalizando el encuentro todavía surgían consultas sobre el perfil del ingeniero de datos que se precisa en los centros de Salud, el valor de los datos para los proveedores técnicos, la plataforma para uso secundario HealthData@EU o los procesos de adopción de los dispositivos médicos tras ser validados y finalmente las posibilidades de copiar modelos como el software reembolsado de Alemania con los productos de terapias digitales DiGA (Aplicaciones Digitales de Atención Médica).

Gracias a mi compañera Ángeles Barrios, directora de asuntos corporativos del EITH Health, por la excelente moderación del encuentro.

Crónica de Irene Tato, Coordinadora de APRI Salud